Shiva-Shakti Valentín

fourth_chakra_4_PWCHC402_kl

Bueno, los escaparates se han vestido de rojo otra vez, las cajas de bombones vuelven a tomar forma de corazón y las newsletter a las que estoy suscrita mencionan sin cesar la palabra que al revés se lee r-o-m-a.

Como soy una romántica yogini creo que San Valentín celebra un deseo sincero de unificación. La mitología e historias de nuestra cultura están plagadas de cuentos que nos hablan de este anhelo. En Tantra Yoga, como en todas las tradiciones espirituales del planeta, muchas cosas se explican a través de leyendas de dioses y diosas. Simbolizan aspectos de la psique humana y llenan nuestra vida de misterio. La unión cósmica de hombre y mujer la ejemplifican Shiva y Shakti. Se buscan, se encuentran y se unen para danzar por los confines del universo hasta la eternidad. Según los yogis, esta unificación sucede tengamos o no tengamos un compañero/a en el exterior porque el estado de unión perfecta sucede internamente a la vez que con otra persona. Dentro de cada uno de nosotros se encuentra la pareja dorada Dios-Diosa en perfecto equilibrio y armonía. Shiva representa el principio masculino, es la Consciencia pura e indiferenciada, sólo espíritu. Shakti simboliza el principio femenino y es la manifestación dinámica de la consciencia, es la madre Naturaleza y el mundo de la materia. Juntos son la Totalidad, el juego y la belleza de la vida.

La imagen que he utilizado para este post es Anahata, el chakra del corazón energético. En el centro del yantra (la forma geométrica sagrada e instrumento para la meditación) hay dos triángulos superpuestos. El de debajo apunta hacia el cielo, es Shiva; el que está encima apunta hacia la Tierra, es Shakti. Al estar unidos de este modo representan el equilibrio energético entre lo masculino y lo femenino. Los triángulos están rodeados por un círculo de doce pétalos, que crean una flor abierta, ofreciendo generosamente  la  fragancia de Anahata al mundo.

Tener pareja no es un requisito indispensable para vivir esta unión infinita, pero sí es una de las maravillas de la experiencia humana. Enamorados y desenamorados, aprovechad este San Valentín para meditar sobre Shiva-Shakti pues así abrimos el corazón de par en par, ampliando nuestra capacidad de querer incondicionalmente.

Celebrad y compartid plenamente como Shakti y Shiva, Radhe y Krishna o Sita y Rama!!

(he llegado al final del post sin escribir la mágica palabra… AMOR! libre, generoso e incondicional)

Tejiendo vida…

lanasEste post no intenta enseñar nada, sólo invitar a la contemplación.

No sé si alguna vez habéis hecho punto, bordado o cosido. Hoy en día, son casi antiguas artes en extinción, pero no hace mucho tiempo era común durante la sobremesa española que las mujeres se reunieran con sus labores a tejer el sentido de su existencia. Muchas tardes he pasado yo así, con mi abuela, mi madre y tías mayores. En esas tertulias se llenaban de significado nuestras vidas, cada pedazo de conversación nos unía a las unas con las otras, igual que el hilo de lana va haciendo surgir algo nuevo con cada movimiento rítmico de las agujas. Nuestro universo se iba creando y expandiendo, cada una traía consigo las historias del día y compartía las que quería, hablando de unos y otros.

En Tantra, el cosmos se entiende como una gran red, a forma de tejido que vamos creando momento a momento, con cada pensamiento e intención. Uno de los significados de tantra es “tejido o red”, también es “instrumento”. Del mismo modo, cada puntada en un tapiz entrelaza los colores en la base de tela y flores increíbles, unicornios, bellas doncellas surgen como de la nada.

Estos días, mi hija y yo tejemos una bufanda para que la use con su uniforme del cole, dando continuidad a la labor de las abuelas. En cada punto pongo mi cariño y mis mejores deseos de alegría ( no falta la protección maternal, claro). Es el ejemplo perfecto de cómo lo que no tiene forma se manifiesta en el mundo de la materia. Las partes de la bufanda que están hechas con impaciencia o poca atención muestran puntos que se han perdido dejando un agujero o que están irregulares. Sin embargo, aquellas partes en las que nos paramos a sentir el presente, a respirar, a hacer nuestra labor desde el amor, reflejan una armonía maravillosa.

En nuestra vida, el tejido de la existencia se expande, no sólo en tamaño sino también en luminosidad y consciencia, por ejemplo, cada vez que sonreímos a alguien y que hablamos cariñosamente, también cuando hacemos algo con la intención de conectar desde el corazón o cuando respiramos y nos permitimos estar en el presente, en “yoga”.

¡Sigamos tejiendo felicidad, compasión y pura alegría!

om shanti

Weaving life…

lanas

This post is not trying to teach anything, just invite you to contemplate.

I don´t know if you have ever knitted, embroidered or sewn anything. Nowadays, they have almost become old crafts in extinction, but not that long ago it was common to see Spanish women spending the afternoons gathering together to weave the meaning of their existence. I have spent many hours like that, with my grandmother, my mother and older aunts. During those get-togethers our lives were filled with meaning, each piece of conversation linked us to one another, the same way that the woolen thread creates something beautiful with each rhythmic movement of the needles. It was a continuous act of creativity and expansion of our common universe.

Tantra understands the cosmos as a huge web, a kind of fabric that we all create together, moment by moment, with each thought, intention and act. One of the meanings of tantra is “to weave”, it is also an “instrument”. Each stitch in a tapestry interweaves the colors in the base, then, incredible flowers, unicorns or beautiful young women appear almost like magic.

Now, I am knitting with my daughter. A scarf for her to use with  the school uniform. Love, my best wishes for happiness (and a good amount of maternal protection, of course) are poured into each knitting stitch. It is the perfect example to see how what is formless comes to manifest into the world of matter. The parts of the scarf that are made impatiently or lacking attention are uneven or irregular. On the contrary, those parts in which we have stopped to feel the present moment, to breathe and to do our work from a loving mindset, reflect the most peaceful harmony.

In our everyday lives the fabric of existence also expands, not only in size but also in luminosity and depth of consciousness: when we smile at someone, when we speak kindly and every time that we do something with the intention to connect from the level of the heart.

Keep weaving happiness, compassion and pure joy!!!

om shanti

Christmas within

The last few days I have been asking around for the meaning of Christmas. “What does it mean to you? What do you celebrate?” Some people have told me that it holds no value for them; others say that it is a moment to get together with family and share their love; some are scared of it because they feel forced to be with people with whom they have unresolved conflicts; for my daughter presents are the most important aspect of it all. Christmas is nativitas, birth, and a few friends told me that we celebrate the incarnation of the divine into a human body. They said it is about the birth of our soul, the spiritual Self in each one of us. I liked this answer a lot and it made me think that each birth is a beautiful union between spirit and matter.

We know that the birth of Jesus is celebrated in this date. Personally I always had a very different idea of him. In my eyes, he was a very human and passionate guide: he sung, he got mad, he danced, meditated, he fell in love and was a revolutionary speaking of a new world… The ideal of the divine being fully human is a fascinating truth. 

Yoga is not a religion but it invites us to look for the mystic meaning of things. From this perspective, Christmas celebrates the birth of an enlightened one, a human-divine. The myth of the birth in itself shows us how unique an special is to be able to be born: the stars got aligned in order to show that something important was about to happen and Jesus was born in one of the darkest nights of the year, showing how the brightest Light comes from the deepest darkness.

That same spark of divinity is held within us, but most of us is not aware of it yet. In Christmas we can wake her up, experiencing the birth of the inner teacher, who reveals all mysteries, celestial and earthy ones. May we join to create a new world, a new system, based in the indwelling Light, Wisdom and Love.

Nochebuena en mí

Estos días he estado preguntando a la gente por el significado de la Navidad. “¿Qué significa para ti? ¿Qué celebras?” Ha habido gente para quienes no significa nada, otros me dicen que es un momento para estar en familia y mostrarse cariño; otros la temen porque les obliga a estar con gente con quienes tienen algún conflicto aún no resuelto; para mi hija lo más importante son los regalos. Pero nativitas significa nacimiento y otras personas a quienes pregunté me contestaron que conmemoramos la encarnación de lo divino en un cuerpo humano. Añadieron que se trata del nacimiento del alma, del Ser espiritual de cada uno. Esta respuesta me gustó bastante y me llevó a pensar que cada nacimiento es una unificación muy hermosa entre espíritu y materia.

Sabemos que se conmemora el nacimiento de Jesús. Personalmente, siempre he tenido una imagen suya muy humana y pasional. Para mí es un Jesús que canta, se enfada, baila, medita, se enamora y que es un revolucionario que habla de un nuevo mundo… La idea de que lo divino pueda ser también humano es una verdad fascinante.

El Yoga no es una religión pero siempre nos invita a buscar el significado místico de las cosas. Desde este punto de vista, la Navidad celebra el nacimiento de un ser iluminado, de un humano-divino.  El mito del alumbramiento en sí nos enseña lo singular y único que es llegar a nacer: las estrellas se alinearon para anunciar que algo especial estaba a punto de suceder y Jesús nació en una de las noches más largas del año mostrándonos que la Luz más intensa surge de la oscuridad más profunda. 

La misma partícula divina está presente en cada uno de nosotros solo que la mayoría no somos conscientes de ello todavía. En Navidad podemos despertarla, dejando que nazca la maestra interna, quien nos revela todos los misterios celestiales y terrenales. Creemos juntos un nuevo mundo y un nuevo orden basado en la Luz, la Sabiduría y el Amor que mora dentro.