De la oscuridad a la Luz

En tan sólo unos días en India se celebra  Diwali, el festival de la Luz y, aunque muchas culturas han olvidado el significado espiritual de sus celebraciones, Diwali sigue siendo un símbolo del triunfo sobre la oscuridad. ¿Podemos decir que hay luz en el mundo?

¡SÍ! Aunque a veces parezca imposible verlo, ahora hay mucha más luz que antes y los canales energéticos están más abiertos que nunca. ¿Cómo se explican entonces la injusticia, los abusos, el engaño y otros códigos energéticos bajos que tanto dolor están causando al planeta y sus habitantes? Piensa en el desván de casa de tus abuelos. Durante generaciones se fueron dejando allí los trastos que nadie quería, hasta que llega un día que te armas de valor y decides hacer limpieza general. Entras y al encender la luz te das cuenta de que la bombilla tiene un voltaje muy bajo y casi no se va nada. ¡Así es imposible limpiar! Entonces reemplazas la bombilla por una con un voltaje más alto y ¡tachán! puedes ver lo todo al detalle, los trastos y también la gruesa capa de polvo que los recubre, las arañas, quizá hasta el cráneo de ratoncitos que hacía tiempo que habían pasado a mejor vida. No es muy agradable.

En nuestro planeta vivimos un momento evolutivo de catarsis y depuración cósmica. Las oleadas de luz hacen que la oscuridad se ilumine y nos muestre todo lo que necesita una transformación profunda. Hay mucho trabajo que hacer para encauzar las cosas hacia una vida en la que la paz, la armonía y el amor sean los códigos dominantes, pero estamos en ello. Tú y yo, todos, podemos contribuir con nuestras acciones, palabras y pensamientos.

Hoy, enciende la vela, enciende tu luz. Namaste

Los seres humanos marcamos el ritmo de los ciclos y el paso del tiempo a través de los rituales. Diwali nació hace miles de años como una fiesta agraria al final de la cosecha justo antes del invierno. Era y sigue siendo una ocasión para disfrutar de la abundancia y la prosperidad de la tierra, para dar y recibir, para compartir en comunidad. El festival toma su nombre de las pequeñas lamparitas de aceite que se encienden en la puerta de las casas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *