El mejor regalo y mi no-lista navideña

¿Cuál dirías que es el mejor regalo esta navidad? Llevo semanas contemplando cómo escribir este post. En principio quería ofrecerte una lista de compras recomendadas para hacerte los Reyes más fáciles, pero la verdad es que estoy de lo más anti-consumista. Así que desde mi cojín de meditación puedo decir que este año tengo sólo un regalo especial

Más que cualquier objeto, donación o tarjeta de regalo, creo que lo que más apreciamos es la atención, que otros se fijen en los detalles de nuestra vida, que nos traten con cariño y nos ofrezcan su atención plena cuando estamos en su presencia. Yo me siento genial cuando otras personas se dan cuenta de quién soy en cada momento o de tonterías como que me gusta el brécol hasta morir.

Escucha lo que le pasó a una querida alumna a quien llamaré “L”. L. es terapeuta y un día le estaba haciendo un tratamiento de masaje a una clienta que tenía cancer y que estaba siguiendo el proceso de quimioterapia en ese momento. Resulta que L. le preguntó -¿Cuándo has perdido las cejas? a lo que la mujer le respondió -Hace tres meses. Mi alumna se quedó fulminada y avergonzadísima, pero conociéndola seguro que manejó la situación de maravilla. Me contó la historia como una de las mejores enseñanzas que había recibido en bastante tiempo y tenía toda la razón.

Uno de los actos de amor más valiosos es prestar atención. Puede que a lo mejor no tengas un día estelar, pero si la gente nota que te has dado cuenta de sus pequeñas cosas se van a sentir reconocidos y apreciados. Ver si están cansados o alegres, de si han tenido un buen o mal día o acordarte de su nombre es una muestra sincera de que te importa quiénes son porque tienen un valor real en tu vida.

Paz y Amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *