El secreto de la alimentación alquímica

Cada vez son más las personas que han dejado de comer alimentos que provienen de los animales o que ha reducido las cantidades de carne animal. Ya sabes que soy súper fan de las dietas vegana y vegetariana por muchas razones. Sin embargo, muchas veces me cuenta la gente que se sienten culpables por «desear» comer carne porque no quieren contribuir a crear más sufrimiento en el planeta y me preguntan por el significado de alimentación alquímica. 

Comer es un proceso de transformación no sólo de sustancias materiales y de nutrientes, sino también de toda la información que no ves y que viene adherida al alimento en sí. Por eso, dentro de ti hay un taller alquímico en el que transformas todo aquello que el alimento ha experimentado hasta llegar a tu boca y hacerlo parte de ti.

En relación a los animales, cuando hablo de transformación o de comida alquímica me refiero a que todo se puede transformar, lo que sea que sientes que debes comer. A veces las personas comen carne, pero se puede preparar para que la vibración del miedo y del dolor con que muere el animal se purifique y «comamos» únicamente la vibración terrenal del animal. Comer la carne de un animal puede ser un ritual de integración de las fuerzas animales de nuestro planeta, son nuestros hermanos y al ingerir su carne podemos ayudar a elevar también la conciencia conjunta del reino animal del que formamos parte. Esos rituales se hacen en bastantes culturas ancestrales del planeta y son muy interesantes.

Por eso a mí no me gusta ponerme etiquetas de si soy vegetariana o vegana, pues aunque casi nunca como alimentos de procedencia animal, creo que negarlos al 100% es un error desde el punto de vista alquímico y evolutivo. A veces tenemos que comer algo porque despierta todo un trabajo de limpieza de karma. ¿Es eso malo o bueno? Esos términos no existen en el campo de Consciencia Universal. Yo elijo no comer animales por muchas razones, pero eso no quiere decir que lo que otras personas hagan conscientemente está mal. Sí condeno la industria alimentaria actual, la crueldad de las granjas de animales y sus terribles efectos en el ecosistema. También condeno la manera como mucha gente se alimenta, sin pensar, sin sentir, sólo siguiendo modas o patrones culturales.

En mi opinión, es más importante comer lo que uno siente de verdad que comer lo que te dice una persona externa porque se supone que es lo mejor. El problema aquí radica en que la mayoría de las personas tienen los sentidos internos totalmente entumecidos y no saben discernir entre las necesidades verdaderas de su cuerpo y los deseos o caprichos relacionados con la comida. Para llegar a sentir de verdad, hay que hacer una depuración a nivel cuerpo-mente-alma y una vez pasada la purificación, podemos escuchar con mayor claridad los mensajes que nos dan nuestras células, ellas saben muy bien lo que necesitan en cada momento.

Alimentémonos conscientemente, en respeto, amor y armonía con la naturaleza.

aham prema – somos amor

Photo by Maarten van den Heuvel on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *