Haz una pausa

images E
mpieza julio con sus días interminables, el calorcito y también con la hora de la bendita siesta. Mi hija ha pasado el día en casa de una amiga y hablando con la madre por teléfono me hizo gracia que me comentara, casi a modo de disculpa, que no podrían ir a la piscina entre las tres y las cinco de la tarde porque en la urbanización donde viven se debe guardar silencio durante esas horas del día. ¿Sabes qué es lo más valioso en nuestra sociedad moderna? Antes de seguir leyendo hazte esta misma pregunta y anota la repuesta, a lo mejor coincidimos. En este post te lo explico y te doy 5 consejos para ser como Indiana Jones en busca del tiempo perdido.

“El tiempo libre para no hacer nada” es lo más valioso hoy en día. No sé tú, pero yo tengo la sensación de que todo va mega-deprisa y que los días se nos escurren entre las manos sin darnos cuenta. En un abrir y cerrar de ojos estamos otra vez en verano y todo el rato escucho comentarios como “no tengo tiempo” o “¿adónde se fue el mes?”

 

Aprender a hacer pausas en tu día te llevará a recuperar tu tiempo:

 

 1. Si tienes una vida repleta de actividades y ajetreo, al principio las pausas serán cortas. Yo te recomiendo que hagas 2 o 3 paréntesis de 5 o 10 minutos en distintos momentos del día. Por ejemplo, uno por la mañana y otro por la tarde cuando vuelves del trabajo. Durante ese tiempo no debes hacer nada. Siéntate o túmbate en el suelo sobre una manta, cierra los ojos y respira suavemente.

 

2. Reserva un día a la semana, o una tarde, para estar en casa con tu familia haciendo nada. Yo los llamo “días pijama”y es cuando disfrutamos de hacer el vago. La vida sucede en ciclos de actividad y descanso que se alternan eternamente. Si no respetamos el descanso, no podemos actuar con la maestría, destreza y jovialidad que el mundo se merece, además enfermaríamos, literalmente.

 

3. Busca el camino del mínimo esfuerzo, aquel en el que haya la menor resistencia para que puedas fluir como el agua que siempre encuentra la manera de abrirse paso. Empieza a dedicar más tiempo a lo que te encanta hacer y a reducir lo que no te emociona tanto. Cuando haces lo que amas, estás en armonía con el cosmos.

 

4. La administración del tiempo está en alza. Haz una lista de las cosas superfluas que realizas durante el día o la semana y al lado anota los minutos que inviertes en cada una. Luego suma todos los minutos y utiliza ese tiempo para no hacer.

 

5. Practica la sensibilidad y la paz. Cuando hagas yoga o cualquier otra cosa, mantén una actitud sensible, receptiva y pacífica. Deja que suceda, sin forzar. Como hemos crecido en la cultura del “más es mejor”, mucha gente no sabe que el sistema nervioso no funciona bien cuando lo fuerzas, pero eso sólo ha sido un engaño manipulador para que nos volviéramos más productivos.

 

Respira, relaja y suelta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *