LILA, jugando con Pipi Langstrump

13161_10200375275045763_1452971223_n

¡Estamos dispuestos a iluminar el mundo y a pasarlo genial haciéndolo!

Una yogini maravillosa me comentó recientemente que a ella le inspiraba mucho Pipi Calzaslargas. Y yo pensé “¡Cómo no! Es una niña independiente, revolucionaria y divertidísima”. Así que el sábado pasado dedicamos la clase al aspecto más juguetón de nuestra práctica, LILA, invocando en nosotros las cualidades de este personaje tan entrañable.

LILA es uno de los componentes más importantes en la espiritualidad. LILA es el juego divino de la existencia. En Tantra Yoga la vida sucede gracias al juego divino entre la materia y el espíritu. Hablando a la ligera, podríamos decir que la Consciencia Suprema se aburre en su estado indiferenciado e infinito; mientras que la Naturaleza material y diferenciada busca la manera de volver a disolverse en el cosmos.  Como resultado, lo divino y lo humano sienten una atracción irresistible lo uno por lo otro y danzan eternamente. Los yogins nos centramos en ver la vida como un campo de juego para nuestro ser individual (personalidad, circunstancias y cuerpo físico) y el Ser universal que reside en el corazón. Por eso estamos más relajados, llevamos mejor las dificultades  y confiamos en  las potentes herramientas que componen nuestra práctica. Una vida así está llena de satisfacción.

La espiritualidad no tiene por qué ser sombría o tediosa. ¡Al contrario! Se requiere a gente risueña y que derroche felicidad por los cuatro costados. Así que Pipi Langstrump es un ejemplo fantástico del LILA y de la alegría que cultivamos en Yoga:

1. Es una niña poco convencional. Original y conectada con su esencia divina, es ella misma. Tiene súper poderes pero no alardea de ellos y los usa para ayudar a los que más lo necesitan.

2. Es rebelde y no está dispuesta a seguir los convencionalismos y seriedad del mundo adulto. Para ella la vida es un juego maravilloso y cuantas más aventuras se encuentre en el camino, mejor. Cada dificultad es una oportunidad para mejorar y  manifestar  amor y ligereza.

Todo esto son auténticas cualidades de yogin. Pase lo que pase, intentamos mantenernos en el estado de felicidad que emana del corazón. No es una felicidad azucarada y proveniente del exterior, sino la manifestación de nuestro ser de Luz. ¡Resulta casi contagiosa! Esta actitud está siempre acompañada por una compasión pura hacia los que sufren y  un deseo auténtico de crear mayor dicha para todos.

Ilustración de Barbara Traverso, una de las yoginis más increíbles que conozco.

________________________________

Si quieres aprender a jugar más y a ser más feliz pincha a aquí http://zairaleal.com/clases/

2 opiniones en “LILA, jugando con Pipi Langstrump”

  1. Bonito e interesante artículo, Zaira. Como siempre a través de cosas sencillas y, en este caso tan populares como la encantadora Pippi Langstrump, nos enseñas un poco más de yoga.
    El dibujo de Barbara es precioso: ¡Me encanta!… No sabía que también fuera una artista. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *