¿Meditación activa o sentada?

Me gusta enseñar que meditar es simplemente ser, pero qué cuesta arriba se hace eso a veces, ¿verdad? En el camino de la meditación existen infinitas técnicas. Funcionan como un vehículo que nos lleva a nuestro destino y del cual nos bajamos una vez hemos llegado allí. Las distintas técnicas no son ni mejores ni peores, conviene contemplarlas en relación al estado de nuestro cuerpo-mente-corazón y de nuestro estilo de vida en un momento determinado. 

Sentarse quieto a meditar es lo más fácil y lo más difícil que existe porque la mente y el cuerpo empiezan su cháchara en cuanto cierras los ojos. Quieren moverse, liberar tensiones, solucionar problemas. Por eso, el yoga asana y las meditaciones activas en las que meditas en movimiento durante un tiempo antes de sentarte son una maravilla porque te permiten tomar tu asiento, estando ya tranquilo y en calma, para disfrutar del tiempo de quietud sagrada. Yo diría que moverse conscientemente antes de sentarse debería ser un requisito de la meditación y así está planteado en yoga desde hace miles de años.

No te pierdas el LIVE del martes 23 de abril a las 15:00. Hablaré de mis meditaciones activas favoritas y de cómo nos llevan a experimentar el universo de paz interior que ya somos.

Allí estaré con las pantallas de facebook e instagram abiertas.

aham prema – somos amor

 

 

Photo by Kyle Cottrell on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *