Shhhh… tienes a alguien delante

El silencio interior que encuentras como resultado de meditar y de practicar yoga tiene beneficios maravillosos en tus relaciones personales. Uno de ello es

la escucha empática, la capacidad que tenemos para ponernos delante de otra persona y escuchar, de verdad, lo que nos dice. Sentirse escuchado se ha convertido en algo anormal y en la mayoría de las conversaciones estamos tan absorbidos por nuestras emociones y preocupaciones que nos resulta imposible recibir el mensaje de la persona que tenemos delante. Otras veces nos parece tan importante expresar nuestra opinión que, ansiosos, le robamos el turno de palabra a nuestro interlocutor.

A mí me encanta escuchar, no sólo porque me fascina lo que me puedan contar, sino porque  siento que les estoy dando el espacio para ser, para y expandirse. La dificultad con la que yo me encuentro llega cuando lo que me dicen es personal o viene de una persona cercana a mi corazoncito. En estas ocasiones, volver al silencio interior me ayuda a clarificar mi propia mente reactiva y me permite volver una la actitud receptiva y pacífica.

Esta semana no habrá LIVE, pero aquí estoy para escucharte, escríbeme, cuéntame lo que te interesa en tu camino de evolución y dime como puedo seguir apoyándote.

Cuando sientes que te escuchan, recibes mucha atención y cariño. Pronto celebraremos San Valentín, escuchemos a los demás, es un gran gesto de amor.

aham prema – somos amor

 

Photo by Emiliano Vittoriosi on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *