Teniendo cacao, ¿para qué quieres chocolate?

¿Celebrarás dentro de unos días con mucho amor, flores y chocolate? Soy una grandísima fan de las tres cosas y por ello hoy quiero desvelarte por qué debemos colocar al cacao en un lugar importante en nuestras cocinas. Ah y, como eres siempre mi Valentin/a, el post viene con una receta deliciosamente chocolatosa. 

El cacao es uno de los superalimentos destacados en Yoga en la cocina y el  componente básico de lo que conocemos como chocolate, pero no son lo mismo. Mientras que el cacao está cargado de poderosos nutrientes, el segundo es una mezcla marrón de ingredientes (la mayoría artificiales) con un poquitito del primero. El árbol del cacao se llama “El alimento de los dioses”, proviene de la cuenca del amazonas y su consumo nos llegó a través de México. Según los aztecas, una taza de xocolatl eliminaba el cansancio y estimulaba las capacidades físicas y mentales. Aunque ni tú ni yo somos guerreros aztecas, sí podemos disfrutar de los beneficios del cacao:

  • Reduce la presión arterial y la incidencia de ataques al corazón.
  • Su alto contenido en magnesio hace que reduzca el apetito.
  • Mantiene los niveles de energía estables durante periodos largos de tiempo.
  • Mejora las funciones mentales.
  • Levanta el ánimo porque contiene phenethylamides, endorfinas y magnesio.
  • Está compuesto de miles de moléculas diferentes que hacen que tenga uno de los sabores más complejos de la tierra.

¿No sabes cómo? El uso de chocolate comercial está muy extendido, pero los siguientes cambios son fáciles de implementar:

1. Disfruta de un chocolate de buena calidad, que tenga el mayor contenido de cacao posible, que sea biológico y de comercio justo.

2. En lugar de colacao, tómate una taza calentita de “Divino xocolatl” (receta en el libro).

3. Cambia las cremas de chocolate que encuentras en la sección de lácteos en el súper por mi

“VOLUPTUOSA MOUSSE DE CACAO”

Ingredientes

1 Taza de leche vegetal (almendra o coco son mis favoritas)

3 dátiles medjool grandes deshuesados

¾ Taza de cacao crudo en polvo

2 cucharaditas de extracto de vainilla

1 Cucharada de crema de almendra

2 aguacates maduros de tamaño mediano

Opcional: ¼ ccucharadita de canela en polvo

Elaboración

En la batidora, bate todos los ingredientes, excepto el aguacate, hasta que se cree una crema suave. Parte los aguacates longitudinalmente por la mitad, quita el hueso y con una cuchara grande saca la carne. Incorpora la carne de los aguacates al resto de los ingredientes y vuelve a batir hasta que todo esté bien mezclado y la textura sea cremosa.

Enfría la mousse en la nevera durante dos horas antes de servir.

A la hora de servir…

Sirve la mousse en tazones o copas y sé creativo a la hora de adornarla.

Cosas que puedes espolvorear por encima: pepitas de cacao crudo, bayas de goji, trocitos de piel de naranja confitada, frutos secos variados o semillas.

Paz y Amor con chocolate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *