2020, un punto y aparte

Esta entrada en la nueva década es en realidad un gran punto y aparte cósmico. Tenemos la oportunidad de pasar a un nuevo espacio vibracional, pero el cambio no va a ser fácil ni tranquilo. Vienen unos meses de gran intensidad global y por eso es más importante que nunca mantener el foco adecuado, ya que eso nos permitirá hacer el tránsito con mayor suavidad. En este post, comparto contigo la manera de hacerlo. 

2020 es un año de gran transformación a todos los niveles. Cambios trascendentales en nuestra manera de entender y de ejercer el poder no sólo desde un punto de vista material, sino también espiritual. El proceso va a ser tormentoso, pero el nuevo año trae consigo una promesa de renacimiento personal y colectivo, un alumbramiento de soluciones más armoniosas e inspiradas para la comunidad global. 2020 supone una gran ruptura con lo antiguo para entrar en un nuevo ciclo evolutivo en el cual el foco estará en la Consciencia, en el despertar de una nueva cultura. Es súper emocionante, ¿no crees?

Hace tiempo escribí sobre las células imaginales de la oruga, son las células que albergan la información de «ser» mariposa. Se activan y dirigen el proceso de transmutación que permiten que la oruga se convierta en una mariposa majestuosa. Cuando te encuentras en estado oruga, como ahora, no puedes ni pensar en lo que te vas a transformar y mejor no hacerlo porque si empiezas a proyectar desde la mente cómo va a ser tu próxima fase, corres el peligro de hacerlo desde patrones antiguos.

Ahora mismo es importantísimo confiar y dejar partir porque todo lo que conoces está a punto de cambiar. Cuanto menos te resistas al cambio, mejor. Relájate, deja que tus células se ablanden y estén más receptivas a la vibración elevada hacia la que estamos evolucionando. La oruga se pasa un tiempo dentro de la crisálida y tu crisálida serán la relajación consciente y la meditación. Respira, relaja y suelta, en todos nosotros también existen esas células imaginales, paquetitos con la información de lo que vamos a ser: preciosos seres de Luz plenamente conscientes de serlo. La sadhana esencial para este año es respirar, mantenernos relajados, recordarnos durante el día «Yo Soy Luz, Sabiduría y Amor». Veamos lo que veamos, oigamos lo que oigamos, pase lo que pase, digámonos a nosotros mismos Yo Soy Consciencia. Tras ese proceso, el solsticio del 21 de diciembre de 2020 traerá consigo un nuevo amanecer, el desarrollo de un nuevo paradigma para la humanidad.

aham prema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *