Shiva-Shakti Valentín

fourth_chakra_4_PWCHC402_kl

Bueno, los escaparates se han vestido de rojo otra vez, las cajas de bombones vuelven a tomar forma de corazón y las newsletter a las que estoy suscrita mencionan sin cesar la palabra que al revés se lee r-o-m-a.

Como soy una romántica yogini creo que San Valentín celebra un deseo sincero de unificación. La mitología e historias de nuestra cultura están plagadas de cuentos que nos hablan de este anhelo. En Tantra Yoga, como en todas las tradiciones espirituales del planeta, muchas cosas se explican a través de leyendas de dioses y diosas. Simbolizan aspectos de la psique humana y llenan nuestra vida de misterio. La unión cósmica de hombre y mujer la ejemplifican Shiva y Shakti. Se buscan, se encuentran y se unen para danzar por los confines del universo hasta la eternidad. Según los yogis, esta unificación sucede tengamos o no tengamos un compañero/a en el exterior porque el estado de unión perfecta sucede internamente a la vez que con otra persona. Dentro de cada uno de nosotros se encuentra la pareja dorada Dios-Diosa en perfecto equilibrio y armonía. Shiva representa el principio masculino, es la Consciencia pura e indiferenciada, sólo espíritu. Shakti simboliza el principio femenino y es la manifestación dinámica de la consciencia, es la madre Naturaleza y el mundo de la materia. Juntos son la Totalidad, el juego y la belleza de la vida.

La imagen que he utilizado para este post es Anahata, el chakra del corazón energético. En el centro del yantra (la forma geométrica sagrada e instrumento para la meditación) hay dos triángulos superpuestos. El de debajo apunta hacia el cielo, es Shiva; el que está encima apunta hacia la Tierra, es Shakti. Al estar unidos de este modo representan el equilibrio energético entre lo masculino y lo femenino. Los triángulos están rodeados por un círculo de doce pétalos, que crean una flor abierta, ofreciendo generosamente  la  fragancia de Anahata al mundo.

Tener pareja no es un requisito indispensable para vivir esta unión infinita, pero sí es una de las maravillas de la experiencia humana. Enamorados y desenamorados, aprovechad este San Valentín para meditar sobre Shiva-Shakti pues así abrimos el corazón de par en par, ampliando nuestra capacidad de querer incondicionalmente.

Celebrad y compartid plenamente como Shakti y Shiva, Radhe y Krishna o Sita y Rama!!

(he llegado al final del post sin escribir la mágica palabra… AMOR! libre, generoso e incondicional)

2 opiniones en “Shiva-Shakti Valentín”

  1. Hola Zaira!
    acabo de descubrir tu blog a traves de Barbara y me alegro mucho haberte encontrado aquí.Tus palabras siempre me ayudan a recordar donde está mi centro y dan luz y alegría a mi día así que gracias por ayudarme tambien desde aqui.Un fuerte abrazo mi preciosa yogui y feliz viernes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve el CAPTCHA, por seguridad. ¡Gracias! *